Éxito de participación y asistencia en el I Festival de Cortometrajes que organiza UNEATLANTICO en su campus

Archivo de noticias
festival_cortometraje_web2

La Universidad Europea del Atlántico celebró ayer por la tarde el I Festival de Cortometrajes organizado por la institución académica en su campus. Esta actividad, promovida por el profesor de Dirección cinematográfica Ignacio Solana, partía de la idea de exponer algunos trabajos de los estudiantes de 4º del grado en Comunicación Audiovisual.

Poco a poco el evento fue tomando forma hasta convertirse en un pequeño festival en toda regla en el que se presentaron los cortometrajes: Rara, Desconectados, To be a Willy, Verte y 95 Octanos, así como el último trabajo del director cántabro Álvaro de la Hoz, quien acudió como invitado.

Como colofón del acto también se presentó oficialmente el video-clip Fetish, un proyecto del productor y profesor de la asignatura de Dirección artística, Carlos Baeza, que ha contado con el apoyo de UNEATLANTICO y en el que también han participado alumnos de Comunicación Audiovisual.

Como explicó Solana durante las palabras de bienvenida que dedicó a los asistentes al Festival, este evento “pone la semilla para crecer en los próximo años”. Algo a lo que también se refirió el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Federico Fernández, cuando dijo que nombrar un evento como el primero “implica la responsabilidad de asumir que habrá un segundo y un tercero…”.

Y ese es precisamente el objetivo, que el I Festival de Cortometrajes de UNEATLANTICO tenga una continuidad en el tiempo.

En este sentido resulta clave el éxito de participación entre alumnos, así como la buena acogida que ha tenido de público asistente. “Me gustaría que cada año la Universidad pudiera implicarse un poco más en este Festival para incluso dotarlo de algún premio y que fuera ganando en prestigio y reconocimiento, concluyó Fernández.

El público que ayer abarrotó la sala de exposiciones de la Universidad Europea del Atlántico, en la que, por otra parte, se puede visitar hasta el 19 de julio una colección de grabados de Tàpies, tenía algo en común: su pasión por el cine.