Nacho Solana: “Los cortometrajes salen adelante gracias a la dedicación de gente tan loca como yo”

21 Nov 2016
Nacho Solana: “Los cortometrajes salen adelante gracias a la dedicación de gente tan loca como yo”
Nacho Solana: “Los cortometrajes salen adelante gracias a la dedicación de gente tan loca como yo”

El director de publicidad y cortometrajes, Nacho Solana, ha compartido su experiencia profesional con alumnos de primer y segundo curso de los grados de Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas y Comunicación Audiovisual de la Universidad Europea del Atlántico. Fue la semana pasada en el marco de las actividades complementarias programadas en la asignatura de Producción e Industria Audiovisual.

Durante su encuentro con los estudiantes, Nacho proyectó varios de sus cortos y, en paralelo, fue explicando cómo se llegó a cerrar cada uno de esos trabajos, tanto desde el punto de vista narrativo como de la producción. Solana contó a los estudiantes que desde hace diez años vive de su trabajo como director de publicidad, a pesar de situarse, dijo, “fuera de las altas esferas de este sector”.

Una industria que le permite continuar dirigiendo cortometrajes que es lo que verdaderamente le gusta y con lo que se mantiene “vivo”. Con ninguno de ellos ha conseguido tener ganancias pero, en sus palabras, “las historias salen adelante gracias a la dedicación de gente que está tan loca como yo y que sus ganas de contar historias pasan por encima de las horas de trabajo gratis”.

Nacho Solana es director de publicidad y cortometrajes y, precisamente, con uno de estos últimos trabajos estuvo preseleccionado a los Goya. Fue el año pasado con el cortometraje Namnala, protagonizado por el actor Álex Angulo junto a Babou Cham. Aunque finalmente Namnala no llegó a estar entre los cinco nominados al Goya en su categoría, esta historia de ficción cuenta con una docena de premios y un centenar de nominaciones en festivales nacionales e internacionales.


Entrevista a Nacho Solana emitida en noviembre de 2015 en Telebahía con motivo de la preselección de su corto Namnala a los Premios Goya. En ese momento todavía no se conocía el fallo final del jurado, pero su historia sigue siendo la misma.