Investigadora en Lingüística Forense explica a los alumnos de UNEATLANTICO cómo el lenguaje también deja huella en un crimen

Archivo de noticias
conferencia_linguistica_forense_web

La investigadora en Lingüística Forense, María García Antuña, explica a los alumnos de Traducción e Interpretación y Lenguas Aplicadas de la Universidad Europea del Atlántico que el lenguaje también deja huellas en un crimen, aunque, como dijo, “probablemente no tan evidentes como las dactilares o el ADN” porque son más complicadas de identificar.

Así lo explicó durante la conferencia que ofreció en UNEATLANTICO con motivo de la actividad organizada por la profesora y directora académica del grado en Traducción e Interpretación y Lenguas Aplicadas, Araceli Alonso, para presentar a los alumnos diferentes salidas profesionales.

Las dos subrayaron la importancia de la colaboración entre universidades, equipos de investigación y profesionales de distintas disciplinas para conseguir que la ciencia avance.

Por ello, Antuña, actual profesora del Ciese Comillas, y Araceli Alonso, aunaron sus esfuerzos con el objetivo de explicar a los estudiantes de la Universidad Europea del Atlántico en qué consiste esa ciencia que se encarga de la aplicación de la lingüística en el ámbito jurídico forense.

“Esta disciplina no solo se dedica a la evidencia lingüística en los juicios, sino también a cualquier intersección que exista entre la lingüística y el derecho”, comentó Antuña, quien puso como ejemplo la traducción en el ámbito jurídico, o la mediación lingüística.

Licenciada en Lingüística con premio extraordinario y doctora con la calificación de sobresaliente cum laude por unanimidad con mención de “doctorado europeo” y premio extraordinario de doctorado en Artes y Humanidades, Antuña empezó su especialización en forense de la mano de la catedrática Marta Turell, responsable de iniciar estos estudios en la Universidad Pompeu Fabra.

Más adelante tuvo la suerte de conocer al facultativo jefe de la Policía Nacional, Carlos Delgado Romero, quien le propuso hacer un máster en Ciencia Policial en la Universidad de Alcalá y es ahí donde entró en contacto directo con la Policía Nacional y la Guardia Civil.

En la actualidad se encuentra trabajando en su segunda tesis doctoral en el ámbito de la identificación de la prueba de locutores en el ámbito forense.