UNEATLANTICO trabaja en un estudio de investigación sobre rescate acuático para personas no expertas

Archivo de noticias
socorrismo
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La Universidad Europea del Atlántico, en colaboración con las universidades de Vigo y La Coruña, trabaja en un estudio de investigación que permitirá evaluar las posibilidades de éxito de un rescate acuático si este se realiza por una persona no experta en socorrismo. Un informe recientemente publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año mueren en el mundo por ahogamiento unas 360.000 personas, convirtiéndose en la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional.

Ante un problema de esta magnitud, la OMS lanza un mensaje claro. En el momento que alguien comienza a ahogarse, el desenlace suele ser fatal. La supervivencia de la víctima está determinada casi exclusivamente al lugar del incidente y depende de dos factores: la rapidez del rescate para la extracción del agua y el inicio de las maniobras de resucitación adecuadas.

El socorrista es el responsable “profesional” de la seguridad en el agua, pero sus servicios se limitan a espacios acuáticos de pública concurrencia y a un horario determinado. Por lo tanto, la asistencia no está garantizada en multitud de lugares ni horarios y por ello la OMS recomienda que se forme a tantas personas como sea posible para salvar y reanimar a víctimas de ahogamientos.

Y es en este contexto en el que surge el proyecto de investigación impulsado por el grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Europea del Atlántico, junto con los grupos de investigación de Rendimiento y Motricidad del Salvamento y Socorrismo REMOSS de la Universidad de Vigo, y de Actividades Acuáticas y Socorrismo de la Universidad de La Coruña.

El objetivo es evaluar las posibilidades de éxito de un rescate acuático si este se realiza por una persona no experta en socorrismo y conocer los problemas derivados de la intervención que pueden suponer un riesgo.

Para el desarrollo del proyecto, de ámbito experimental, se están analizando una serie de variables vinculadas a la intervención en un rescate acuático por un grupo de personas no expertas y otras que sí lo son. Los primeros son voluntarios cuyo requisito fundamental es que sepan nadar y no tengan conocimientos previos en técnicas de socorrismo.

Los segundos deben acreditar una cualificación profesional de socorristas en espacios acuáticos naturales. Después de realizar un registro de todas las variables analizadas se procederá a un análisis estadístico que permitirá arrojar nuevos datos sobre las posibilidades de éxito de un rescate acuático si este se realiza por una persona no experta en socorrismo.